General Aztecs Maya Tocuaro Kids Contact 21 Sep 2017/10 Eagle
Text Size:

Link to page about the Maya Calendar
Today's Maya date is: 13.0.4.14.15 - 1736 days into the new cycle!
Link to page of interest to teachers
Click to find out how we can help you!
Search the Site (type in white box):

Click the flag for an English translation Article suitable for older students

Miguel Gleason con el ‘penacho de Cuauhtémoc’

El Penacho de Cuauhtémoc

Le agradecemos muchísimo al investigador mexicano Miguel Gleason, autor de varios libros, incluyendo México Insólito en Europa por este breve artículo acerca del redescubrimiento de una de las poquísimas piezas del arte de plumas prehispánico el el mundo.

Pic 1: El último objeto de plumaje azteca detectado recientemente
Pic 1: El último objeto de plumaje azteca detectado recientemente (Presione sobre la imagen para ampliarla)

EL PENACHO DE CUAUHTEMOC, lo llamo así, porque así es como se registró en el siglo XIX, tanto en el inventario de Boban, como en el Museo de Etnografía del Trocadero en París. En el catálogo de Eugene Boban se lee: ‘Objeto que le perteneció al último Emperador de México Cuauhtemoctzin. Ofrecido a Maximiliano por el Emperador de Austria para el Museo Nacional de México.’ Y Ernest Hamy, que es el precursor y fundador del primer museo de Etnografía en París, afirmaría: ‘Este tocado le perteneció “a la víctima de Cortés, Guatimozin”. No sólo basándose en lo que había escrito Boban, sino, con un gran conocimiento de México, incluso llegó a comparar precisamente las flores cerradas del tocado con las flores de crocus, que eran abundantes hace tiempo en Chapultepec.
La importancia, independientemente de si le perteneció a Cuauhtémoc o no, de este objeto es inmensa, pues de ser prehispánico, se uniría a la lista muy restringida de los pocos objetos mesoamericanos prehispánicos que han llegado hasta nuestros días. Sólo existen en el mundo 7 objetos con estas características. 3 se encuentran en Viena: el famoso “Penacho de Moctezuma”, un escudo “chimalli” y una especie de abanico; 2 se encuentran en Stuttgart, Alemania y son dos escudos “Chimalli”, muy grandes y de bella manufactura; y los otros dos se encuentran en México, pero curiosamente el Chimalli del Castillo de Chapultepec, se encontraba también en Austria y fue traido a México por Maximiliano cuando fue Emperador. El último objeto (pic 1) fue detectado recientemente en un convento y había sido reconvertido en una patena para cubrir el caliz durante las misas.

Pic 2: El ‘penacho de Cuauhtémoc’
Pic 2: El ‘penacho de Cuauhtémoc’ (Presione sobre la imagen para ampliarla)

Este “Penacho de Cuauhtemoc” (pic 2) podría ser el octavo objeto prehispánico mesoamericano de plumas que ha llegado hasta nuestros días. Este objeto es sin lugar a dudas, uno de los objetos más nómadas de todos los objetos prehispánicos. Pues se encontraba en Mesoamérica, salió hacia Europa probablemente en el siglo XVI, donde permaneció seguramente varios siglos en Austria, regresó a México con Maximiliano y volvió a salir hacia Europa en el siglo XIX, después de la caida de Maximiliano. Se conserva actualmente en las bódegas del Museo del Quai Branly en París.
Esto está documentado, pues como les decía, según el catálogo de Boban, fue ofrecido a Maximiliano por el Emperador de Austria para el Museo Nacional de México. Tenemos varias razones de creer esto, pues es el caso del escudo Chimalli que se encuentra en el Museo del Castillo de Chapultepec y allí sigue, a diferencia de éste.
En los documentos antiguos que se conservan en el Museo del Quai Branly, que antes fue el Museo del Hombre y antes el Museo Etnográfico del Trocadero, se lee lo siguiente: “Esta pieza perteneció a las piezas reunidas por Maximiliano de Austria, que fueron robadas después de los eventos de Querétaro; fue vendida por un indio a un anticuario que la trajo a Paris. Esta pieza fue cedida por Boban a Alphonse Pinart y por este mismo, al Estado”.

Esto que les presento es apenas una primera aproximación, pues tendrá que investigarse más a fondo este objeto, que guarda aún muchos misterios. Pudiera no ser un penacho y pudiera no haberle pertenecido a Cuauhtémoc.
Ya con el libro publicado, tuve la oportunidad, después de hacer los trámites necesarios, de conocer el penacho original y la primera sorpresa fue, que no era tan grande como imaginaba, pues el diámetro de la cavidad central, donde se colocaría la cabeza, es sólo de 8.5 cm. El diámetro del penacho abierto, incluyendo las plumas que representan flores es de 28 cm.
La restauradora del Museo nos dice que tiene la costumbre de ver y analizar este tipo de objetos y constata que es definitivamente un objeto muy antiguo.

Fotos: Miguel Gleason.

This article was uploaded to the Mexicolore website on Mar 26th 2017

Featherwork shield in Chapultepec Castle

Learn more of Miguel Gleason’s research in Europe...

Feedback button